Conociendo Tokio: Yamanote & Shitamachi

Conociendo Tokio: Yamanote & Shitamachi

Pueblos de Valencia

TOKIO

Antiguamente Tokio fue dos ciudades. Al oeste tierras de samuráis y al este con sus residentes. El viajero en la actualidad aún puede encontrar esos ecos de doble personalidad.

 Tokio: Yamanote & Shitamachi

A diario millones de personas pasan por la estación de Shinjuku.

Salidas de miles de personas que se desplazan hacia centros comerciales o rascacielos de oficinas.

Otras conducen por callejones impregnados por ese olor característico a parrillas donde sus tiendas reclaman a gritos su atención.

Tokio no permanece en silencio por mucho tiempo.

Pero su contraste entre sus neones y sus rincones ancestrales se ha convertido en perseverante.

YamanoteEdo, como se conocía antiguamente, era en realidad dos centros urbanos. En la parte alta, al oeste, se encontraba Yamanote (mano de la montaña), donde los señores feudales y los samuráis se reunían alrededor del castillo de los shogunes.

ShitamachiEn el este y para dar servicio a la parte prospera, se encontraba Shitamachi (ciudad baja). Sus ciudadanos vivían la mayoría en un avispero de estrechas casas realizadas en madera y tiendas.

Quien les iba a decir que pronto se convertiría en la ciudad más grande del mundo.

 Yamanote

En la actualidad, el nombre de Yamanote sobrevive debido a cuando se toman los trenes de la línea Yamanote que circula por la parte occidental y central de Tokio.

Al contrario que Shitamachi que ha demostrado ser más fuerte y la prueba la tenemos en el barrio de Asuka.

Sus gentes nacidas en Asuka se enorgullecen de ser Edokkos.

Es decir, hijos de Edo. Actualmente tienen algo de esa fortaleza heredada de sus ancestros que tuvieron que vivir en viviendas que con frecuencia se quemaban.

Incluso podríamos decir que presumen de ello con un refrán local: “El fuego y las peleas son las flores de Edo”.

 Asuka

Descubrimos Asakusa por su avenida de tiendas que nos conduce desde Kaminarimon (puerta del trueno) hasta Senso-ji, el templo más antiguo y concurrido de la ciudad.

En esta avenida repleta de tenderetes podremos comprar alimentos para picar, amuletos para la buena suerte, quemar incienso o arrojar monedas en la gran caja para ofrendas.

Senso-ji se construyó para albergar esa estatua pero casi de inmediato se declaró hibutusu  ( Buda escondido ). Curiosamente la declararon demasiado sagrada para ser expuesta al público.

Viajando al otro lado de la línea Yamanote hacia Asakusa está Mei ji jingu. Un santuario construido de madera sin un solo clavo y con decoración espartana.

A su alrededor hay más de mil árboles donados por todo el Japón.

Es curioso ver cómo la gente en el patio principal del templo se gira para ver una procesión nupcial con la novia tapada con capucha blanca y protegida con un parasol rojo.

Viajamos hacia Omotesando. Aquí nos encontraremos con la gran carretera que nos llevará al Templo Meji Jingu. Popularmente se le ha llamado “la respuesta de Tokio a los Campos Elíseos”.

Este lugar está representado por todas las grandes marcas donde alguna de las cuales, lucen lo más atrevido de la arquitectura en los últimos años.

Los fotógrafos de las revistas hacen grandes rondas por estas calles a la caza de los seguidores de moda más favorecidos.

En breve…¡os contaremos mucho más de esta espectacular ciudad!

Si está en tus planes viajar a Tokio ¡tenemos tu ruta pensada! pincha aquí

Enlace:

  • https://www.viajeselarcadenoe.es/viajes/japon/

Tokio y sus contrastes:

 

 

 

 



Uso de cookies

Utilizamos cookies para recoger información estadística. Si continúa navegando, entendemos que acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.más información, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies